El ministro Bustinduy alecciona contra el país a las firmas españolas que operan en la región y la Embajada acusa al Ejecutivo de «dar alas a Hamás»