La Policía ha registrado en las últimas fechas otros dos incidentes en la vía pública contra magrebíes y reconoce la existencia de un clima de tensión en la zona