Finlandia, Suecia, Dinamarca, Noruega y los países Bálticos apoyan las ventajas del reclutamiento, Alemania y Francia lo estudian y España no se lo plantea porque la amenaza de Putin parece lejana