La maldición persigue al defensa marsellés, baja para Luis Enrique en lo que resta de Champions y para Deschamps en la próxima Eurocopa