Estados Unidos encara una nueva jornada de manifestaciones en diferentes campus tras una tensa noche con más detenciones, que superan el millar en todo el país