Haniye, máximo líder del Movimiento Islámico, destaca el «espíritu positivo» con el que sus representantes acuden al diálogo de El Cairo