El Gobierno de Sunak comenzará en julio la primera fase del plan de expulsiones, que prevé enviar al país africano 2.000 migrantes ilegales