El secretario de Estado de EE UU cierra filas con el primer ministro israelí y culpa a Hamás de la falta de un pacto para un alto el fuego