El metrónomo de Greifswald volvió a sentar cátedra en el Allianz Arena y clavó otro puñal en el corazón de un Bayern que minusvaloró su inmenso genio