«Antes casi nadie quería jugarla y tenía baja audiencia», afirma el expresidente de la FEF en su declaración como imputado por presuntos delitos de administración desleal, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal