Los de Ibón Navarro conquistan la Basketball Champions League gracias al apoyo de más de cuatro mil personas que vivieron el partido desde las gradas del Palacio de Deportes y otros cientos desde Serbia, que estallaron de júbilo con el final del encuentro