Una María Jesús Montero eufórica se convierte en la maestra de ceremonias ante los 12.500 militantes contabilizados ante Ferraz y con los ministros Puente y Bolaños sollozando ante la multitud