El adolescente, de 16 años y residente en Alta Saboya, había anunciado en las redes sociales su intención de «morir como un mártir» tras consultar «propaganda yihadista»