Los socialistas convierten su comité federal en un acto de apoyo abrumador al presidente y desbordan la calle Ferraz con miles de militantes en la esperanza de frenar su dimisión