Comparan su situación con las de Jacinda Ardern, ex primera ministra de Nueva Zelanda; o António Costa, ex primer ministro de Portugal