El abogado quedó en libertad tras declarar en un juzgado de violencia de género, después de que una mujer asegurara que intentó estrangularla con el cable del cargador de un móvil