Están acusados de suministrar información sobre «tecnologías militares innovadoras» a Pekín