La victoria del actual primer ministro supone un alivio para la UE y la OTAN, que no quieren en su seno un país que cuestione la ayuda a Ucrania