La presidenta madrileña denuncia que las instituciones actúan «a la venezolana» al convertir a su novio en diana para atacarla