La nueva crisis parece haber afectado sólo al previsto asalto a Rafah, que puede aplazarse unos días mientras aún se estudia cómo desalojar a los civiles