El régimen de Teherán ha desarrollado desde finales del siglo pasado una avanzada industria militar enfocada a fabricar drones kamikaze y un amplio abanico de proyectiles hipersónicos o balísticos