El malagueño, envuelto en una mala racha de resultados, está obligado a mejorar sus sensaciones en su segunda parada en la gira de tierra antes de retos importantes como Roland Garros, Wimbledon o los Juegos Olímpicos