La comunidad internacional reclama «contención» a la república islámica, que asegura que no busca «una escalada de hostilidad»