Las encuestas predicen un claro avance de la izquierda en el Parlamento y el desplome del partido gubernamental tras unos comicios transformados en un plebiscito sobre el máximo mandatario