La plantilla rojiblanca se sumó a la charanga de Asier Villalibre y se puso a cantar y bailar por la capital vizcaína, sin seguridad alguna y sin que estuviera previsto