El presidente argentino afirma que la base norteamericana instalada en Ushuaia es el primer paso de la estrategia de su Gobierno para recuperar el enclave, bajo dominio británico