El joven líder de un tripartito deprimido tras la marcha de Varadkar está obligado a frenar con urgencia la creciente popularidad electoral del Sinn Féin