Después de entrenar a siete equipos y ganar once títulos entre Grecia y España, el Txingurri inmortaliza su carrera con un trofeo de Copa en el Athletic con el que cierra una sequía generacional y se regala un recuerdo para toda la vida