La falta de consenso entre las dos principales formaciones políticas afecta al Constitucional, el Poder Judicial o al Tribunal de Cuentas