El delantero neerlandés podría estar casi un mes de baja tras sufrir su cuarta lesión muscular de la temporada