Las víctimas huían de un brote de cólera en un pesquero hacinado que se hundió en la costa norte de la isla en medio de un fuerte oleaje