El movimiento se produce antes de la anunciada operación sobre Rafah y en medio del temor a la respuesta de Irán por el ataque a su consulado en Damasco