Dos meses después de la tragedia de Barbate, la actividad de los traficantes se ha atomizado y ya se refugian hasta en Cabo de Gata para eludir la presión policial