El epicentro se situó a ochenta kilómetros de Manhattan