Un inusual ambiente prebélico se apodera del país, con un amplio despliegue de fuerzas de seguridad en Jerusalén y la población haciendo acopio de alimentos