Nene, el socio y amigo de Rubiales, tenía «vínculos personales» con un directivo de Globalia, que percibió cerca 80 millones del máximo organismo del fútbol español en cinco años