El expresidente de la FEF ha vuelto a España después de que la UCO registrase su alojamiento en Santo Domingo, donde le requisaron el teléfono móvil y una tablet