Durante ocho años 1.500 diplomáticos y agentes de inteligencia de Estados Unidos desplegados por el mundo han sufrido ataques con ultrasonidos