Reunir a todas las partes, modificar el protocolo, identificar a los culpables y prohibirles el acceso a los estadios, algunas claves para erradicar un problema creciente en el fútbol español