«No tenemos nada para sacarlos. Vuelves y siguen allí con la voz cada vez más leve, hasta que se apaga», relata un bombero