La soberbia actuación del atacante del Barça confirma la mutación de una España que amenaza por las bandas pero duda en el 9, con los pitos a Morata como gran lunar