Los empleados de las cárceles reclamaron destituciones tras el asesinato de una cocinera por parte de un preso en un centro penitenciario de Tarragona