La laureada karateca malagueña se unió este año a la Cofradía a la que ya pertenecían su padre y entrenador y su hermana