La asociación de inspectores de Hacienda del Estado hace un llamamiento al Gobierno para que no convierta la Agencia Tributaria en «moneda de cambio» en unas negociaciones