Unicef cifra en más de 12.000 los menores muertos en la Franja. Los que sobreviven trabajan para ayudar a la familia y sueñan con volver al colegio, jugar y ver a amigos