El jurista seguirá los pasos de Lesmes si la mediación de Reynders fracasa y abriría otra crisis en un gobierno de los jueces fracturado y desgastado