Los abogados del expresidente aseguran que una treintena de compañías de préstamos para casos legales han rechazado sus esfuerzos por obtener capital