La apertura por el exvicepresidente Pablo Iglesias de un local en Lavapiés se convierte en foco de militancia de Podemos y de atracción de curiosos