El documento defiende que la petición española no busca crear nuevos derechos, sino «poner fin a una situación lingüística anómala» en el bloque