El fiscal general defiende que «se ha salvaguardado» el deber de reserva en el caso de la pareja de la presidenta madrileña